El PSOE se compromete a establecer un ingreso mínimo vital en su programa para el 28-A

Elecciones a las Cortes Generales y a Les Corts de la Comunitat Valenciana de 28 de abril de 2019
marzo 14, 2019
Casado ofrece a Rivera ser ministro de Exteriores si gana las elecciones
marzo 27, 2019

Pedro Sánchez, junto a Cristina Narbona y Carmen Calvo, en la presentación del programa socialista. Foto: ULY MARTÍN

El presidente del Gobierno lanza 110 medidas como base de su apuesta para las elecciones generales

El PSOE se ha comprometido este miércoles a establecer un ingreso mínimo vital en su programa para las elecciones del 28 de abril. La medida, que Pedro Sánchez ya incluyó entre sus principales apuestas en las generales de 2015 y 2016, se enfoca a erradicar la pobreza infantil, que en España afecta a 2,6 millones de menores, según datos del Gobierno y de Unicef. “Es la piedra sobre la que vamos a construir la lucha contra la pobreza”, ha afirmado el presidente en la presentación de las 110 medidas más relevantes del programa socialista. También se restablecerá la renta básica de emancipación para el alquiler de vivienda por parte de jóvenes con ingresos bajos.

Con todos sus ministros presentes en el teatro Gran Maestre de Madrid salvo Josep Borrell, de viaje oficial en Argentina, Sánchez ha lanzado estas propuestas cuando faltan poco más de dos semanas para que arranque la campaña electoral de manera oficial, aunque la mayoría de los partidos ya están movilizados para intentar convencer al electorado desde que se disolvieron las Cortes. La piedra angular del programa del PSOE en las generales del 28-A será revertir la “desigualdad inaceptable” de la que Pedro Sánchez advirtió en el foro económico de Davos. Las 110 medidas estarán enfocadas sobre todo a reducir la exclusión social y a la redistribución de la riqueza.

El programa contempla la subida de impuestos a las rentas más altas y las grandes empresas, como ya acordaron el PSOE y Podemos, el principal socio del Ejecutivo. La intención del Gobierno es «converger paulatinamente» hacia el promedio de recaudación de la Unión Europea. La presión fiscal en España fue en 2017 del 34,5% en relación con el PIB frente a una media en la eurozona del 41,4% y del 40,2% en la UE, según Eurostat. Para reducir esa distancia, Sánchez reforzaría la progresividad del sistema fiscal, incrementando la aportación de las grandes empresas (impuesto de sociedades a las empresas cuya facturación supera los 20 millones) y de los contribuyentes de ingresos más altos y con mayores patrimonios (rentas superiores a 140.000 euros). El incremento afectaría al 0,5% de los contribuyentes y al 1% de las compañías. El Gobierno estima que por la vía de impuestos podría ingresar 5.700 millones de euros más.

Para ver la noticia completa, siga este enlace:


https://elpais.com/politica/2019/03/27/actualidad/1553676583_770170.html